Té de frutas del bosque

20160412_113024-1

El té de mi juventud, con esta variedad me inicié en el mundo de los tés y es que ¿quién no ha probado alguna vez un té negro con frutas del bosque? La fresa, la grosella, los arándanos, la hoja de arándano, la frambuesa, todos los frutos rojos metidos en una taza y armonizando con un té negro. Una explosión sensorial, la primera vez que lo pruebas, no puedes esperar el tiempo de infusión, levantas la tapa, olisqueas, vuelves a tapar, vuelves a levantar y te dejas envolver por todos los aromas que se despliegan. Imposible no disfrutar este té.

Nota, los más audaces hasta le echan un chorrito de leche, los golosos de leche condensada.

Se prepara como todos los tés negros agua a 100º y se deja infusionar 3 a 5 min, se puede tomar frío también en verano, pero entonces es recomendable hacer la infusión más concentrada.

Anuncios