Té blanco orgánico

2016-04-13 10.35.28

Si algo define al té blanco es la sutileza, una infusión clara, brillante, con un cierto aroma floral y un sabor delicado, el té de los puristas en mayúsculas.

Recuerdo la primera vez que probé un té blanco, era de bolsa y lo hice con el agua hirviendo, todo al revés, mejor no os cuento lo que opiné sobre el supuesto té del emperador, el té de la belleza, pero lo que si os digo es que a día de hoy creo que pocos tés pueden desplegar los matices gustativos y olfativos de un té blanco.

Preparar un té blanco significa tener mucho control con la temperatura del agua, no sobrepasar nunca los 80º, con 70º va bien, y del tiempo de infusión, con 2 min llega.