Publicado el

Un té con especias, por favor.

IMG_20160509_112212

Las especias siempre han sido muy apreciadas en todo el mundo y desde épocas remotas, llegando a usarse como moneda y formando rutas de comercio que atravesaban el planeta por tierra y por mar. Deseadas siempre, tanto por sus aromas y sabores, como por los beneficios que aportan a nuestro organismo, han estado siempre unidas a recetas antiquísimas para curar determinados males, fortalecer el cuerpo o animar el espíritu; así que no es de extrañar que las encontremos unidas al té.

No se puede datar con exactitud cuando apareció el consumo de té con especias, conocido popularmente como chai, los más aventureros datan su consumo de hace 4.000 años, pero lo que si se puede decir, es que un té con especias en una mañana o tarde fría te hace volver a la vida. En esto tengo que confesar que soy extremadamente purista, me gusta tomarlo cargado y con leche, muy calientes y que el sabor y olor  de las especias inunden toda la taza, jengibre, canela, clavo, cardamomo, anís estrellado; todos reunidos en un té con carácter y con leche para despejar cuerpo y mente, revitalizarte y  hacerte sentir bien, aunque tu día haya sido una auténtica…. digamos porquería.

Tengo que reconocer que este tipo de té para mi es una debilidad, la canela me recuerda muchos momentos de mi niñez, las natillas de mi madre o su arroz con leche, el cardamomo  el strudel de un buen amigo; y así con todos y cada uno de los olores, el clavo, el remedio de mi abuela para los dolores de muela, al anís estrellado, los caramelos de los que todos huíamos de chicos y que cuando te tocaban te pasabas escupiendo todo el rato, todavía no me he encontrado con una sola persona a la que le gustaran los caramelos de ese sabor, estoy convencida de que los fabricaban solamente para fastidiar. Es curioso el poder evocador de las especias y de los olores en general, parece que en cuanto hueles algo se pulsa un botón en tu mente que conecta de manera directa con un riconcito de tu memoria y te lleva directo allí, a ese momento y lo revives con muchísima intensidad; personalmente me resulta mucho más potente para recordar que la vista o el oído.

Por el olor  recuerdo la colonia de mi abuelo, de lavanda inglesa, Atkinsons, y que no me averguenza decir, es la misma que uso yo, su jabón Heno de pravia, el pintalabios de mi abuela y su laca. También tengo grabados el olor de la casa de mis otros abuelos, el de las navidades en casa de mis padres y de los trasteros de casa de mis padres, nos encantaba subir allí, era como ir de exploración a buscar tesoros. Creo que puedo recrear todo un mundo a través del olfato, un mundo que se vuelve intenso y vívido cada vez que vuelve a pasar a mi lado una señora que lleva esa laca tan particular y seguro se pregunta que porqué sonrío.

Y olfateando y recordando paraísos perdido

Publicado el

El té Darjeeling del Dr. Campbell

2016-04-27 19.08.45

Junto con el English breakfast este es uno de los tés de mi infancia, no por que lo tomara o tan siguiera tuviera un recuerdo especial de un olor característico, simplemente había una lata gris y muy vieja que rondaba por casa; esa lata me encantaba, no recuerdo la marca del té, pero tenía un mapa dibujado con un barco de vela y una ruta hecha con puntitos que unía Inglaterra y Bombay. Me gustaba por el dibujo y no dejaba de sorprenderme que alguien hiciera todo ese camino sólo para ir a buscar té.

Pasado un tiempo averigüé el motivo, y es que, al fin y al cabo, el darjeeling no deja de ser un invento inglés; me explico, aunque cultivado en India, que allí se plante té es por que los ingleses lo introdujeron desde China, concretamente fue  en el siglo XIX mun doctor llamado Campbell quien lo hizo, el resto es historia.

Cuando empecé a adentrarme en el mundo del té, por supuesto el Darjeeling fue uno de los primeros tés que probé, tengo que decir que me no me esperaba ese sabor ni por supuesto su aroma, con un toque como floral. Acostumbrada como estaba  al té negro aquello no tenía nada que ver, más suave y si le echaba leche era horrible, y con limón la mezcla tampoco funcionaba; vamos, un té para tomar sólo. Para estar considerado como el rey de los tés, o el champagne de los tés, por todas sus características, es curioso como para mi este té tiene un carácter terapéutico, no puedo dejar de pensar al tomarlo, como aquella pequeña decisión medio casual y medio experimento de probar a ver que tal funcionaba el plantar té  en aquella remota región india, devino en uno de los mejores tés del mundo; y es que a veces, estas cosas del azar, de improvisar y probar algo nuevo, te llevan por caminos insospechados y con un final más que feliz.  Otras veces cuando vamos por el camino que se supone marcado de antemano, cumpliendo todos los pasos que se supone debemos dar, acabamos empotrados contra un muro.

Quizá la historia del Darjeeling me enseña que los experimentos a veces funcionan, que dejar lo previsto y trillado y lanzarme de vez en cuando a la aventura puede derivar en un camino que me lleve por donde nunca imaginé. Un camino que me haga feliz, de una manera distinta, única, como el propio Darjeeling, incomparable, pero auténticos los dos siempre.

Nos vemos en la próxima taza.