Publicado el

Los posos del té.

2016-04-21 12.29.40

Si hay algo más antiguo que el té son los afanosos intentos de los seres humanos por conocer su destino, desde tiempos inmemoriales recurrimos a videntes, pitonisas y oráculos con la esperanza de encontrar guía, consuelo y esa voz alentadora que nos diga que todo va a ir bien. Para ello, todos estos profesionales de lo oculto,capaces de correr por un instante el velo de la realidad mundana y ver más allá, intérpretes de las señales místicas y divinas sólo legibles para los iniciados, se han valido de las más diversas herramientas: huesos, bolas de cristal y ouijas, son algunas de ellas, si bien ya pasadas de moda y que el cine de vez en cuando se ocupa de rescatar, las cartas y la lectura de los astros por otra parte son clásicos que jamás pasarán de moda. En el apartado de comidas y bebidas el repertorio es amplio y no escasean los opiáceos, si una pequeña porción de seta era capaz de hacer crecer y decrecer a nuestra querida Alicia, qué no hará por nosotros el peyote; así pues, muchos oráculos veían en estas místicas viandas una línea directa con lo divino que les permitían una lectura lúcida de esas señales ocultas para el común de los mortales.

He de deciros que entre todo este abanico de posibilidades siempre me ha llamado la atención la presencia del té, estas pequeñas hojas, humildes, inocuas y presentes en nuestro día a día desde hace siglos son también una herramienta para poder conocer nuestro futuro. Este arte de la interpretación de los posos del té es conocido como taseografía o taseomancia y, al parecer, practicado en China desde hace 2000 años, os he de decir que no he encontrado ninguna referencia a ningún texto apoyando tal afirmación. Lo que si está más que documentado es que este modo de adivinación se puso muy de moda en Inglaterra del siglo XVIII y XIX llegando su técnica hasta nuestros días, un ritual sencillo, en el que la interpretación de las formas dejadas por las hojas del té pueden dar horas de entretenimiento, ¿Qué mejor forma para pasar una tarde que una animada charla sobre lo que nos puede acontecer? La lectura de los posos del té era una forma fácil y barata de conocer el futuro sin meterte en líos, la ouija, los videntes y demás, tenían esa cosa de estar con los del más allá y en algún momento molestarlos con lo que una maldición o algo así podía sucederte, así que mejor dejarlo en manos de profesionales, sin embargo, la interpretación de los posos del té lo podía hacer cualquiera, si eres capaz de ver formas en las nubes blancas, ya estás capacitado para verlas en los posos del té, sin contraindicaciones ni maldiciones futuras y mucho más barato que tener que llamar a una o un vidente o adivino.

¿Os han entrado ganas de conocer vuestro futuro? Os recuerdo que en la tienda disponemos de todo lo necesario para hacerte con tu kit de adivino, en cuanto al ritual y las figuras a interpretar, en pleno siglo XXI sabéis que están disponibles a golpe de click. Pero recordad, ya el propio oráculo de Delfos era ambiguo y esquivo, así que si no os salen dos lecturas iguales… de hecho, por favor avisadme si os salen.

“Te advierto, quienquiera que fueres tú, que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. si tú ignoras las excelencias de tu propia casa. ¿Cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros. Hombre conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los dioses.”  (Inscripción en el oráculo de Delfos)

Nos vemos en la próxima taza.